lunes, 15 de julio de 2013

Realizar las Ideas

Temas relacionados:

Nos hemos preguntado cuántas veces en la vida nos hemos planteado objetivos, caminos que queríamos seguir, una rutina que debíamos cumplir o hasta promesas a seres importantes para nosotros; y, ahora dando respuesta a estas preguntas, cuántas de ellas hemos cumplido, hemos realizado y llevado a cabo. Muchos nos responderemos, con sinceridad: “La verdad es que muchas de ellas solo quedaron en ideas…”.

Para empezar tendríamos que entender que nuestras ideas serán válidas mientras que estas sean justas y buenas para nosotros y para todos; lo que quiere decir que deberán estar sujetas a los más nobles sentimientos para cuando las llevemos a cabo, lo hagamos de la forma más adecuada. Pero si por esta idea, aún cumpliendo todo lo mencionado, no hiciéramos nada por materializarla, simplemente estaría condenada a desvanecerse.

Nosotros, como seres que somos, lo más seguro que tenemos de nuestro destino es que hagamos lo que hagamos, tarde o temprano abandonaremos este lugar y con nosotros se irán todos nuestros ideales, aspiraciones, sueños, metas. Solo quedara aquello que pudimos realizar, aquello que si logramos cumplir, aquellas metas alcanzadas y las huellas de ello en cada ser que estuvo cerca nuestro.

Se puede decir que ha habido hombres que no han muerto; no porque aún sus cuerpos estén aquí con nosotros, sino porque si vivieron aquellos ideales; es decir, si hicieron realidad aquello que empezó estando en su mente.

La vida se encarga de demostrarnos lo difícil que es plasmar nuestras ideas en hechos concretos. Muchas veces por comodidad preferimos quedarnos con los sueños, pues tal vez por temor a no cumplir con lo deseado, preferimos evitarnos aquella insatisfacción. Pero no podemos ir huyendo de algo que enriquece nuestro ser el cual es entender que podemos ser capaces de lograr materializar un ideal, volver una idea en algo real, en algo concreto.

Nuestros sueños y la realidad son los dos platillos de una balanza que debe mantenerse en equilibrio para así poder avanzar en nuestra vida con menos dolor, menos fracasos, y al contrario, más alegrías y victorias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada