lunes, 22 de julio de 2013

¿Para qué hago esto? ¿Hacia dónde voy?

Nuestro mundo va cambiando constantemente, generando para todos nosotros diferentes beneficios. Sin embargo a pesar de todo ello, nos vemos sumergidos en muchas dudas. Y estas inseguridades nos causan muchisimo estrés, mucha confusión y nos hace sentir insatisfechos con lo estamos viviendo.

Pero muchos de estos conflictos no existirían si unos antes de realizar algo se preguntaran para qué lo realiza y hacia dónde debe ir para lograr lo propuesto. Pongamos un ejemplo muy simple, tenemos un estudiante, que se encuentra a punto de terminar la secundaria, él más que nadie siente muchas dudas con respecto a su existencia, y más aun viviendo en un mundo donde hoy se le exige muchísimo. Una de sus preguntas más frecuentes sera: ¿Y terminando el colegio que haré?, ¿Debo estudiar o trabajo?; Si estudio ¿Qué debo hacer para lograr conseguir una vacante en la universidad?. Todos los que hemos pasado por esta situación tendremos respuesta, diferentes tal vez, a estas preguntas.

Pero no solo hay dudas de esa índole. Alguno de nosotros, no me cabe duda, debe ya estar trabajando y, obviamente, ya tiene mayores responsabilidades, y puede preguntarse incluso: ¿Realmente me gusta esto que he decidido ejercer?.

Como ven cuanto más ha pasado el tiempo en nuestra vida, más complicadas son las situaciones que nos toque experimentar.

Mientras más temprano nos hagamos estas preguntas, más pronto lograremos ver que los resultados saldrán mucho mejor que si tal vez jamás nos las hubiésemos hecho, como al parecer le sucede a nuestro amigo que se encuentra ya trabajando. bueno estos son solo ejemplos, que se nos harian mas facil comprender, sin embargo  esto debemos aplicarlo para cualquier circunstancia de nuestra vida.

Todos esperamos que aquello que decidimos tenga los resultados que queríamos conseguir. Pero debemos comprender que para lograr las metas, debemos tener muy claro qué es lo que queremos conseguir con ellas (¿Para qué?) y qué debemos hacer para conseguirla (¿Hacia dónde voy?).

Para qué: nos indicara la finalidad de aquello que nos estamos planteando. Ejemplo: Voy a estudiar ... por que busco: aprender mas sobre esto; deseo aplicarlo en lo ya estoy trabajando; ayudar a los demas; o, por último; conseguir dinero, necesito aquel objeto, viaje, etc. Lo importante es saber ¿Para qué? nosotros hacemos o no algo, pues si buscamos simplemente llenar un vacio o esperar que lo que estamos haciendo magicamente nos de una respuesta pues simplemente estamos prolongando una duda que más adelante, ya terminada la tarea, volverá a aparecer y, finalmente, no lograremos encontrar respuesta.

Hacia dónde: nos ayudará a trazar el camino que debemos seguir para llegar a nuestro objetivo, tener claro que debemos hacer para conseguirlo, pero tambien que no debemos hacer para desviarnos de él, pues se deben tener bien claro esos dos aspectos, lo que se debe  y lo que no, hacer para lograr la meta.

Sería muy frustrante plantearnos algo y ver que las cosas no estan saliendo como lo esperabamos, pero si entendemos estos dos pasos facilmente nos daremos cuenta que algo anda mal, y es muy probable que entenderemos que no nos estamos dirigiendo de la manera correcta.

Muchas de nuestras insatisfacciones, podrian haberse evitado si nos hubiesemos hecho estas dos preguntas tan importantes en nuestra vida, que sin duda alguna nos demuestra el aspecto filosofico que todos los seres humanos tenemos.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada