martes, 25 de junio de 2013

La Existencia del Dolor

Temas relacionados:

Desde que entramos a la vida (incluso dentro del vientre de la madre) el dolor aparece de muchas formas y en las diversas etapas de la vida misma. Por ello ¿no seria prudente de vez en cuando aprender o recordar algo sobre ello?

Nosotros nos relacionamos con el mundo circundante de diferentes maneras y con nuestros diferentes aspectos, estos aspectos nuestros son a veces considerados hasta opuestos y que por ende, si no somos muy atentos, cometemos el error de no considerarlos como parte de nosotros.

Cuerpo

El dolor en el Cuerpo puede ser la pérdida de la salud o la vitalidad y ese desequilibrio físico se traduce en diversos tipos de dolor que atrapan la atención y la conciencia en general o puede ser el producto de una mala alimentación por no participar de un horario adecuado. También puede ser el efecto de malos descansos o del consumo de sustancias nocivas entre otros.

¿Alguna vez alguien se ha puesto a pensar porqué es que el consumo de carne no es recomendado para mujeres que están gestando? o ¿Por qué la leche y la carne no son recomendados para mujeres que sufren de quistes de ovarios o para personas que sufren de osteoporosis? o ¿Por qué la leche y los lácteos en general son considerados altamente nocivos para aquellas personas que padecen de cáncer de próstata o de ovario?

Psiquis

El dolor se fundamenta en la pérdida de un sentimiento (tanto el que profesamos, como, sobre todo, los que recibimos de otras personas); en fin, que nos dejen de querer, puede ser la pérdida de confianza en algo o en alguien, puede ser producto de una traición o una infidelidad.

La pérdida de esperanzas puestas en proyectos que no llegan a cumplirse, la pérdida de seguridad en uno mismo, que se expresa como miedo para enfrentar situaciones difíciles y aún sencillas. El dolor que produce la pérdida de bienes apreciados o de personas queridas.

De repente esperamos demasiado de otros y eso nos causa mucho dolor al no cumplirse nuestras expectativas y a veces tiene que pasar buen tiempo para recién darnos cuenta que lo que realmente importa es aquello que esta en nuestras manos, no por egoísmo sino porque realmente es aquello sobre lo único que tenemos control.

"Yo siempre me siento Feliz, sabes por que? Porque no espero nada de nadie; esperar siempre duele; la vida es corta, por eso ama la vida, se feliz y siempre sonríe, solo vive para ti y recuerda: antes de hablar, escucha; antes de escribir, piensa; antes de herir, siente; antes de odiar, ama; antes de rendirte, intenta; antes de morir, vive!."
William Shakespeare


Y, en total, todas aquellas emociones que reflejan la pérdida de algo que se creía poseer, o la pérdida de algo que se esperaba tener.

Mente

El dolor viene de la incomprensión. Cuando la mente se cierra, se bloquea y no comprende el sentido de las circunstancias, sufre. Cuando la mente no tiene medios para comprender las razones de la vida, sufre. También produce dolor comprobar que íbamos tras ideas equivocadas, o que actuábamos según ciertos criterios erróneos. O descubrir que teníamos una falsa imagen de nosotros mismos, y que no éramos en realidad tal como soñábamos ser.

"Cuanto más sabemos menos miedo e inseguridad tenemos. Saber algo es tomar conciencia de todo lo que nos falta por saber; pero eso no justifica tener miedo de aquello que todavía no conocemos."
Delia Steinberg Guzmán

Es probable que el dolor no cese nunca del todo, porque estábamos en un camino de evolución progresiva. Lo que podemos hacer es comenzar por reducir las causas que nos producen dolor.
Para ello necesitamos ver las cosas de una manera serena, inteligente y objetiva. Vernos a nosotros mismos desde lejos para apreciar las realidades que, de otra forma, nos absorben tanto que nos ciegan para darles nombre y definición.

Como segundo paso, hay que buscar soluciones para resolver los motivos que nos llevaron al dolor. Todo tiene una solución más o menos buena. Pero si no hay voluntad para buscar, y menos aún para aplicar la o las soluciones, el dolor persistirá. Y no solamente persistirá, sino que nos hará culpar a factores externos de aquello que no nos atrevemos a enfrentar.

El dolor no se va, hay que alejarlo.

El dolor no se olvida: se transforma en una experiencia objetiva que nos enriquece.

El dolor asumido y puesto en vías de resolución, es un seguro para no volver a caer en las mismas causas que le dieron nacimiento.

"No somos perfectos, pero somos capaces de concebir lo que es la perfección. La acción es preferible a la inacción y el compromiso con la vida es preferible a la indiferencia apática."
Delia Steinberg Guzmán

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada