domingo, 27 de enero de 2013

Ignorancia y autoconocimiento

Temas relacionados:

La ignorancia en si no es mala, es algo de lo cual participamos desde que nacemos, pero el ignorar que ignoramos puede traer consecuencias desagradables. El desconocer el secreto de nuestras tragedias y el propósito de nuestra vida no es nada bueno para nosotros.

Para empezar tengamos muy en cuenta que el tiempo no significa necesariamente progreso. El tiempo solamente nos permite participar de situaciones, de instantes de los cuales se puede como no (dependiendo de nosotros) aprender o practicar virtudes.

“La edad y la eminencia no son indicios de sabiduría”

Lamentablemente distraerse hasta parece natural, ya que seamos de Venus o Marte casi siempre hay “algo” que nos distrae, mas esto no es delito. Lo importante reside en reconocer el estado de conciencia en que nos hallamos cuando hacemos una u otra determinada cosa.

El nivel de conciencia del que gusta del alcohol es diferente al del abstemio y el de la prostituta o el lujurioso es muy distinto al de la doncella o el noble. La distracción entonces es cuestión de defectos, vicios, instintos y emociones no controladas.

Por afinidades psicológicas nos relacionamos con personalidades similares y somos más para bien o para mal. Por lo general, solos no hacemos mucho, pero con la compañía equivocada podemos terminar perdiéndonos y hacer cosas de las cuales nos podríamos arrepentir más adelante, tal vez toda la vida. Aun así todo tiene solución mientras se esté vivo y se haya aprendido de lo sucedido.

La sociedad es solo la extensión de la personalidad, el paso que damos nosotros la damos todos queramos o no. La sociedad es el reflejo de la personalidad dominante en tal o cual lugar, entonces tener en cuenta que si queremos cambiar algo tenemos que empezar por nosotros.

Ciertamente no es nada fácil eliminar las emociones negativas, sobre todo para aquellos que día a día practican el egoísmo o para aquellos que han sufrido mucho, sea por problemas familiares, económicos, sentimentales o todos a la vez, quién sabe. El trabajo sobre sí mismo es fundamental para poder sobrellevar todo aquello que obstaculiza nuestro auto-conocimiento, la elevación de nuestra conciencia. El trabajo es mental y se da de instante en instante. La atención y la voluntad es crucial para identificar y aprender del mundo circundante.

El auto-conocimiento, el contacto con nuestra esencia, es sin duda lo más importante en nuestra vida y este es imposible sin antes desintegrar el vano Orgullo por el simple hecho de que no aceptar nuestros errores o creer que ya sabemos nos impide aprender.

La crítica no es buena ni mala, depende de uno mismo, si tu aceptas la crítica como una ofensa entonces si te hará daño, sin embargo si dejas de lado tu EGO y permites ver realmente porque la hicieron entonces tal vez hasta pueda ayudar a mejorar. La crítica es peligrosa si eres una persona que se deja llevar siempre por sus emociones, eso quiere decir ser impulsivo y la verdad es que serlo no es lo más apropiado muchas veces dejarnos llevar por ellas nos pueden traer problemas y apodemos herir y/o herirnos. Hay una gran diferencia entre orgullo y dignidad, la dignidad es aquella que no debes permitir que sea dañada.

"Muchas son las voces, unas indignas, otras nobles,
que vienen a herir el oído: Que no te turben ni tampoco
te vuelvas para no oírlas. Cuando oigas una mentira,
sopórtalo con calma.

Pero lo que ahora voy a decirte es preciso que lo cumplas siempre:
Que nadie, por sus dichos o por sus actos, te conmueva para que hagas o digas
nada que no sea lo mejor para ti.

Reflexiona antes de obrar para no cometer tonterías:
Obrar y hablar sin discernimiento es de pobres gentes.
Tú en cambio siempre harás lo que no pueda dañarte."
Pitágoras


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada