domingo, 18 de marzo de 2012

No te angusties, aprovéchalo

Temas relacionados:

Primero debemos ser conscientes de que lo único que importa es lo que uno puede llegar a hacer. Angustiarse por lo que los demás pueden o no hacer resulta vano puesto que no tenemos eso bajo nuestro control. El vivir a la espera de algo sinceramente le quita el color a las experiencias y a la vida en general porque cuando llega algo que se esperaba, pierde su valor y cuando no llega, uno se siente defraudado. Las cosas vienen tal como vinieron y tenemos que aprender a aceptarlas. No se trata de conformismo, sino de simplemente saber diferenciar entre lo que tenemos y no bajo nuestro control.

"La felicidad y la libertad comienzan con la clara comprensión de un principio: algunas cosas están bajo nuestro control y otras no. Sólo tras haber hecho frente a esta regla fundamental y haber aprendido a distinguir entre lo que podemos controlar y lo que no, serán posibles la tranquilidad interior y la eficacia exterior."
Epicteto

Es muy importante comprender que lo único que tenemos bajo nuestro control son nuestras propias acciones. Uno nunca sabe lo que los demás hacen, así se vean ciertas acciones, no sabemos la intensidad de su actitud, ni por qué lo hicieron, ni el que pensaban mientras lo hacían. Si no conocemos a los demás no sabemos si lo hicieron con todo su esfuerzo o si simplemente fue al paso y esto por más "grandioso" o "insignificante" que haya sido lo que hayan hecho.

"Presta atención únicamente a tus verdaderas preocupaciones y da por sentado que lo que pertenece a los demás es asunto suyo y no tuyo. Si obras así, serás impermeable a la coacción y nadie te podrá retener. Serás auténticamente libre y eficaz, pues darás buen uso a tus esfuerzos en lugar de malgastarlos criticando u oponiéndote a los demás."
Epicteto

Esperar u ordenar a alguien que haga algo resulta una mentira y por ende sea el resultado que haya no es real. Si realmente queremos un cambio ese debe venir de nosotros mismos, si realmente queremos que se haga algo ese trabajo debemos hacerlo nosotros mismo, si realmente queremos que ocurra algo, no debemos esperar a que alguien lo haga por nosotros.

Una vez superado el vano ejercicio de esperar algo debemos entender que por más justo y controlado que parezcan nuestras acciones no significa que nunca sentiremos dolor. El dolor es algo muy natural, es algo necesario puesto que nos indica que algo está sucediendo mal, hay algo que debe mejorar o puede que hayamos o no hecho algo.

Las situaciones complicadas y el entorno en sí no definen al hombre, sino lo descubren. El dolor y los obstáculos son buenas herramientas para poder descubrir hasta donde somos capaces de llegar y que tanto comprendemos la vida. Entonces por más sacudidas y golpes que nos da la vida no significa que sea injusta, sino que desea despertarnos porque con nuestras actitudes estamos perdiendo oportunidades o simplemente haciendo las cosas más complicadas.

"El progreso espiritual pasa por hacer frente a la muerte y a las calamidades. En lugar de apartar la vista de los acontecimientos dolorosos de la vida, míralos de frente y piensa en ellos a menudo. Al hacer frente a las realidades de la muerte, la enfermedad, la pérdida y la decepción, te liberas de falsas ilusiones y esperanzas, al tiempo que evitas pensamientos desdichados y envidiosos."
Epícteto

Tal vez el dolor sea inevitable, pero el sufrimiento es opcional. Cambiando nuestras actitudes cambiamos las causas, cambiando las causas cambiamos los efectos. Si queremos resultados diferentes no debemos hacer siempre lo mismo y el hacer incluye el no hacer. Si sufrimos es porque nos gusta el dolor. Si algo quema o causa daño continuamente, vale alejarse inmediatamente, pero no sin antes entender el porque lo hace, puede que no sea necesario alejarse. Las cosas vienen y se van, pero la voluntad no.

"Todo lo viviente es obediente. (...) Se le dan órdenes al que no sabe obedecerse a sí mismo. Tal es la condicion natural de lo vivo. (...) Mandar es más dificil que obedecer. Porque el que manda lleva el peso de todos los que obedecen, y ese peso fácilmente le aplasta. Mandar me parece un probar y un riesgo. Y siempre, cuando manda, se arriesga lo vivo. Y cuando se manda a sí mismo, tiene también que expiar su autoridad: tiene que ser juez, vengador y víctima de su propia ley."
Friedrich Neitzsche

Por caminos secretos se desliza el más debil a la fortaleza. La vida misma siempre busca superarze a sí misma...

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada