domingo, 13 de mayo de 2012

Mitos, un reencuentro con tu ser interior

Los griegos, como muchos pueblos antiguos, buscaron siempre descubrir el misterio del origen y la creación del mundo, así como el sentido de la vida y de la muerte. Todos estos enigmas eran develados por medio de los mitos.

El mito es un lenguaje que, a través de símbolos e historias, narra verdades atemporales de ancestral sabiduría. Es un lenguaje que exige de nosotros una mirada atenta y principalmente, profunda.

Inspirados en su valioso contenido, los mitos invitan a realizar un recorrido por nuestro propio mundo interior, por los rincones más hondos de nuestra alma... para que podamos conocer nuestro verdadero Yo, lo mejor y más profundo de nosotros mismos. Veamos algunos ejemplos:

Teseo y el laberinto

"En el reino del rey Minos, en Creta, existía un horrible monstruo, mitad humano, mitad toro, salvaje y destructor. Fue encerrado en un laberinto magnífico, que hacía perder el rumbo a cualquiera. Debía ser alimentado con víctimas humanas para saciar su sed de destrucción. Teseo, hijo del de rey de Atenas, se ofreció para destruir a tan horrible amenaza. Ayudado por la princesa Ariadna, la que tenía en sus manos un hilo, Teseo tomó el otro extremo para ingresar así al laberinto y poder retornar, siguiendo la guía del hilo. Teseo destruyó al Minotauro y salió victorioso del laberinto".

El hilo de la vida… Cuántas veces quisiéramos hallar ese hilo de Ariadna para encontrar el verdadero camino que nos retorne fuera de este laberinto de complicaciones y de tristezas que nos trae la vida, de aquello que los mortales llamamos problemas...

Sísifo

"Sísifo fue fundador y rey de Efira. Cuentan que en una oportunidad, logró encadenar a Tánatos (la Muerte). Entonces la muerte desapareció de la faz de la tierra. Nadie podía morir. Había enfermos, heridos de guerra y otros que sufrían y esperaban la salvadora aparición de la Muerte... pero ésta no llegaba. Hasta que el dios Ares, la rescata, para que pueda cumplir con su liberadora misión. Sísifo fue condenado a un castigo terrible: debería empujar una pesada roca hasta la cumbre de una montaña, pero cuando estaba a punto de llegar, la piedra rodaba hacia abajo, obligando a Sísifo a realizar el trabajo una y otra vez... por siempre".

Lo inevitable… Más de una vez nos hemos visto en una situación en la que debemos insistir y perseverar. Nuestras fuerzas quieren ceder y nuestra voluntad amenaza con desaparecer... Es entonces cuando recordamos a Sísifo que se hace más fuerte ante cada caída, seguro de que algún día logrará su cometido.

Estos y otros mitos te servirán de guía y te conducirán por misteriosos senderos donde encontrarás las respuestas que necesitas para vencer en la vida.



Conocerse y conquistarse es uno de los propósitos más importantes de la vida. Por eso la Escuela de Filosofía de Nueva Acrópolis te invita a participar del "Curso Filosofía para la Vida".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada