sábado, 17 de noviembre de 2012

Evangelio de Tomas - Parte IV



32. Dijo Jesús: «Una ciudad que está construida (y) fortificada sobre una alta montaña no puede caer ni pasar inadvertida».

33. Dijo  Jesús:  «Lo  que  escuchas  con  uno  y  otro  oído,  pregónalo  desde  la  cima  de  vuestros tejados; pues nadie enciende una  lámpara y  la coloca bajo el celemín o en otro  lugar escondido, sino que la pone sobre el candelero para que todos los que entran y salen vean su resplandor».

34. Dijo Jesús: «Si un ciego guía a otro ciego, ambos caen en el hoyo».

35. Dijo Jesús: «No es posible que uno entre en la casa del fuerte y se apodere de ella (o de él) de no ser que logre atarle las manos a éste: entonces sí que saqueará su casa».

36. Dijo Jesús: «No estéis preocupados desde la mañana hasta la noche y desde la noche hasta la mañana (pensando) qué vais a poneros».

37. Sus discípulos dijeron: «¿Cuándo  te nos vas a manifestar y cuándo  te vamos a ver?» Dijo Jesús: «Cuando perdáis (el sentido de) la vergüenza y —cogiendo vuestros vestidos— los pongáis bajo los  talones como niños pequeños y  los pisoteéis, entonces  [veréis] al Hijo del Viviente y no  tendréis
miedo».

38. Dijo  Jesús:  «Muchas  veces  deseasteis  escuchar  estas  palabras  que  os  estoy  diciendo  sin tener  a  vuestra  disposición  alguien  a  quien  oírselas.  Días  llegarán  en  que me  buscaréis  (y)  no me encontraréis».

39. Dijo  Jesús:  «Los  fariseos  y  los  escribas  recibieron  las  llaves  del  conocimiento  y  las  han escondido:  ni  ellos  entraron,  ni  dejaron  entrar  a  los  que  querían. Pero  vosotros  sed  cautos  como  las serpientes y sencillos como las palomas».

40. Dijo Jesús: «Una cepa ha sido plantada al margen del Padre y —como no está firmemente arraigada— será arrancada de cuajo y se malogrará».

41. Jesús dijo: «A quien tiene en su mano se le dará; y a quien nada tiene —aun aquello poco que tiene— se le quitará».

42. Dijo Jesús: «Haceos pasajeros».

43. Le  dijeron  sus  discípulos:  «¿Quién  eres  tú  para  decirnos  estas  cosas?»  [Jesús  respondió]: «Basándoos en  lo que os estoy diciendo, no  sois capaces de entender quién  soy yo; os habéis vuelto como los judíos, ya que éstos aman el árbol y odian su fruto, aman el fruto y odian el árbol».

44. Dijo Jesús: «A quien insulte al Padre, se le perdonará; y a quien insulte al Hijo, (también) se le perdonará. Pero quien insulte al Espíritu Santo no encontrará perdón ni en la tierra ni en el cielo».

45. Dijo Jesús: «No se cosechan uvas de  los zarzales ni se cogen higos de  los espinos,  (pues)
éstos no dan  fruto alguno.  [Un] hombre bueno  saca cosas buenas de su  tesoro; un hombre malo  saca cosas  malas  del  mal  tesoro  que  tiene  en  su  corazón  y  habla  maldades,  pues  de  la  abundancia  del corazón saca él la maldad».

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada